¡¡ES VERÍDICO, DON!!

-Dele Don Sigfredo, cuéntese una historia de su pueblo, aura que tá lloviendo y tá lindo pa’ estar al lao del fogón.

-Ta bien.. pero dispués que no venga naide a decir que son mentiras, porque de esto tengo testigos que entuavía no son finaos. Lo que les viá contar sucedió hace algún tiempo en Punta del Salchichón. El pueblo estaba más tranquilo que agua ‘e pozo tranquilo. No volaba ni un mangangá amarillo….porompompón porompompón

-¿Lo qué?

-Nada, me fui al carajo. Redepente empezó a correrse la noticia : Cuatro forasteros habían llegao al pueblo y se habían hospedao en la Pensión “Conrado” de Don Conrado Sarna. Y jué el mesmísimo Don Conrado el que dio aviso de inmediato al comesario: -“Son cuatro, Sanceviero, los cuatro están entrajeaos y usan maletas de turco pero finitas, andan con teléfonos sin cable y se arquilaron la pieza presidencial, o sea la que tiene la cocina volcán y el colchón de lana, en algo raro andan”.

La crónica seleccionada se encuentra incluida en el segundo libro de Marciano Durán, “Marcianitis Crónica”

CategoríasSin categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *