¡ Cecilia, fumate éste!

El otro día, mi mujer -tan fumadora como yo- me consultaba sobre mis peripecias para poder fumar en el trabajo. Es que nos han ido acorralando con el tema del derecho de los demás y cada día que pasa nos vamos quedando con menos lugares donde fumar.

-Está difícil Carmencita, muy difícil. Nos han quitado hasta el derecho a elegir cómo morirnos. Si te pegás un tiro te respetan, pero si elegís morir de cáncer de pulmón te hacen problemas.

-¿Les permiten fumar en la oficina? – preguntó Carmen prendiendo un cigarro.

-Si…nos dieron seis salidas de 10 minutos por día para fumar en el patio- le contesté apoyando mi cigarrillo en un cenicero de vidrio.

-Es una buena solución. Seguro que ahora se terminan todos los problemas.

-Empiezan todos los problemas. Los del sindicato se quejaron porque dicen que si los fumadores tienen derecho a salir una hora por día, entonces los gaseros también.

La crónica seleccionada se encuentra incluida en el segundo libro de Marciano Durán, “Marcianitis Crónica”

CategoríasSin categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *