¿Falta mucho?

-¡Viejo!- gritó mi mujer desde algún lugar de la casa.

-¡¡¡Viejoooooo!!! ¡Rápido! ¡Vení! ¡Hay un tipo en el baño!- volvió a gritar con voz desesperada.

Corrí lo más rápido que pude. Cuando llegué mi mujer estaba con la espalda contra la pared, junto a la puerta cerrada del baño. Su brazo derecho colgaba a un lado, la mano izquierda abierta en el pecho parecía tratar de contener su corazón, la respiración entrecortada y los ojos a punto de estallar.

-¿Qué pasó Marisol?

-A-a-a-a..den…tro….hay… un…ti-ti-ti…po… A-a-a-a…dentro… del… ba-ba-ba…ño. -dijo como pudo mi mujer.

-Tranquila, mi amor- le dije despacito, casi en secreto.

Me puse el dedo índice delante de mis labios indicándole que no hiciera ningún ruido.

-Tranquila- le dije aún más bajo – Respirá y contame- le susurré -¿Qué viste?

-Hay…un….un….tipo…en….el… ba-ba-ba…ño.

Nos alejamos en puntas de pies. Marisol volvió con una cuchilla y yo con un lampazo. Nos encontramos en la puerta del baño, Marisol miró mi lampazo con desencanto. Bajé el picaporte en cámara lenta y empujé con fuerza la puerta hacia adentro

– ¡Es Antía!- dijo Marisol -¡Es Antía haciendo pichí en nuestro baño!-

La crónica seleccionada se encuentra incluida en el segundo libro de Marciano Durán, “Marcianitis Crónica”

CategoríasSin categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *