No parecía una noche de verano.

El cielo se empeñaba en convencernos que todavía seguíamos en invierno..

Las nubes, treat el viento y la oscuridad se iban apoderando de la costa uruguaya.

A pesar de los truenos, la conversación se oía perfectamente, quizá producto de esa atmósfera pesada que precede a las tormentas, o directamente porque lo que se oían eran gritos destemplados que salían desde la casilla blanca ubicada junto al arroyo sobre la Barra del Chuy.

“¡¡Siiii…. pasame con el jefe!!.¡¡Apurate!! Habla Piffirati. ¡Tengo un pez gordo!….

Buenas tardes Jefe, le hablo de acá….De acá, de la Aduana de la Barra del Chuy.

No parecía una noche de verano.

El cielo se empeñaba en convencernos que todavía seguíamos en invierno..

Las nubes, el viento y la oscuridad se iban apoderando de la costa uruguaya.

A pesar de los truenos, la conversación se oía perfectamente, quizá producto de esa atmósfera pesada que precede a las tormentas, o directamente porque lo que se oían eran gritos destemplados que salían desde la casilla blanca ubicada junto al arroyo sobre la Barra del Chuy.

“¡¡Siiii…. pasame con el jefe!!.¡¡Apurate!! Habla Piffirati. ¡Tengo un pez gordo!….

Buenas tardes Jefe, le hablo de acá….De acá, de la Aduana de la Barra del Chuy.

Sí… tenemos un bagallo de los grandes.

Digame Jefe: ¿Usted no tendrá el teléfono de Lissidini, porque me gustaría darle personalmente la noticia?

¿El celular? Siii mejor, si… anoto… 09…si…si… ajá. seis… bien.

Piffirati impartía órdenes a diestra y siniestra a sus compañeros de aduana.

Hacía tiempo que esperaba un matute como aquel. El vehículo ya estaba requisado y estacionado sobre el costado de la carretera y se procedía a labrar el acta correspondiente.

“Siiii, Lissidini…¿cómo le va?. Le habla Piffirati de la aduana del Chuy. ¡Si… tenemos uno grande-grande…¿.nooo me diga?…..¿usted está por acá?…. ¿Cerca de Rocha?…¿en misión oficial?. ¡No le puedo creer!! ¡¡Que alegría! Don Lissidini ¿por qué no se pasa por Rocha y se trae al corresponsal de La República….. Si…… creo que el Chango andaba por el Chuy… también le puede avisar para hacer unas fotos para El País. ¡¡¡Aaah!! ¿No anda presentable ?¡Ah!… no, no sabíamos que andaba en misión incógnita! Y siii de Pato Celeste no puede salir en la foto. ¿Usted que talle es?…

Yo también…. Mire…yo tengo un traje impecable, vengasé y nos sacamos una foto con el tipo del trineo……

……El trineo. Si… ¡ah… me olvidé de comentarle eso al principi!.

Este hombre, el del bagallo, no viene en auto ni en camión. No… es como un carrito con barandas y lo vienen tirando como 8 0 10 perros con cuernos, ¿ciervos no?. Sí…..barba blanca, larga….Si…mientras usted llega nosotros lo vamos interrogando. Vengasé…es un ratito,…si mañana es feriado.

Parecía que finalmente la tormenta se instalaría junto al arroyo. Los relámpagos comenzaban a confundirse con los destellos del faro ubicado a pocos metros del lugar. Piffirati –excitado como nunca- comenzaba a pasearse alrededor del señor gordo vestido de rojo.

¿Tiene los papeles de toda esta mercadería? ¿A usted no le informaron que no puede ingresar esta mercadería sin la documentación correspondiente? ¿Cómo me dijo que se llama?

Yo soy Papá Noel Señor.

¿Papá que?

Noel, señor.

Ajá..¿.y porqué se viste de rojo?¿No estaremos ante un terrorista internacional, no?

No señor, a ver si esto le dice algo: Ho-ho-ho!! ¿Le dice algo?

Si… que se está riendo de mi. Proceda oficial a confiscarle todo a este contrabandista.

A ver……¿ qué es esta lupa gigante.?

No… no me la saque es un regalito que le llevo a Rosario Mederos y a Rodríguez Batlle.

¿Y este pañuelo enorme?.

Es para Jorge, me lo pidió Mercedes.

Ajá..¿.juguetes también? El banquero… el financista…

Se los llevo a los Peirano.

¿Este paquete con copas?

Se lo llevo a Fossati, para que vean como son.

¿Este habano?

Para Gregorio.

¿Y este poster de Forlán?

Se lo llevo a Víctor Púa.

¿Un traje y una peinilla?

Son para Mujica

¿Estos banquitos sin respaldo?

Son para Juanjo Ramos

¿Una bandera roja azul y blanca?

Es para Alcorta, señor

Uhhh..que lindos estos cubitos con letras ¿qué dice?¿ MEADO?

No, están entreverados dice ADEOM, son para Arana.

Un auto negro con vidrios polarizados frenó bruscamente en la calle de tierra que alguna vez tuvo algo de bitumen. La frenada provocó un giro que hizo que el auto quedara mirando hacia Montevideo.

Cuando aún no se había detenido, y todavía una nube de polvo rodeaba al vehículo, cuatro personas bajaron cerrando las puertas casi al unísono.

La sorpresa de Lissidini fue tremenda, los ojos parecían salirse de las órbitas, las manos se crisparon, el cuerpo se inclinó levemente y de una boca gigantesca salió el grito de : ¡¡¡Anormales!!! ¿¡¡Qué hicieron!!? ¿Cómo van a detener a este hombre? ¿Son todos una manga de idiotas? ¿Ustedes saben quién es este hombre?

¿Quuién? preguntaron todos a coro. ¿¿Quién es??

¡¡Este hombre es del gobierno!!

¿Y usted cómo lo sabe?

¿Cómo que como lo sé? ¿No ven que es colorado con vivos blancos?

Leave a Reply