Posts in: noviembre

Me compré un gimnasio portátil

23 noviembre, 2006 Sin categoría no comments

Le explico señor… ¿Usted sabe lo que me trae complicaciones a mí?
El verano, señor.
En el resto me las arreglo bastante bien.
Le estoy hablando de mi cuerpo.
¿Sabe qué me pasa, señor?
Que de marzo para acá, la única persona que me ve con poca ropa es mi mujer, entonces me achancho porque no tengo que dar examen delante de nadie.
Pero se me viene el verano arriba.
Y hay que empezar a sacarse la ropita públicamente.
¿Me sigue, señor?
Hay que arrancar con los “strip tease” junto a la sombrilla sabiendo que siempre alguien mira para ver qué aparece cuando desaparece la remera.
Todo lo que estuve escondiendo durante un año entero lo tengo que mostrar en un solo día.
Por eso señor, el momento clave de esta época, el momento bisagra, el momento en que mi vida hace clic… es cuando me saco la ropa para ducharme.
Allí veo mi humanidad de cuerpo entero.
Allí estoy.
Parado frente a mí mismo.
¿Y qué descubro, señor?
Que me falta donde tiene que sobrar y me sobra donde no debe haber nada.
Mire… empiezo de abajo.
¿Los pies? …blancos, completamente blancos, como con talco. Dedos largos que no han visto el sol en todo un invierno y que parecen diez mejillones sin cáscara. Mire…me recuerdan a los dedos que asomaban desde adentro de las “skipis” en mi niñez.
¿Tobillos? Flacos, huesudos y sin gracia.
Las piernas apenas si se alcanzan a ver detrás de los pelos.
Las rodillas… dos grandes huevos de ñandú, pero verdosos.
A los cuádriceps, por más que los busco, no consigo encontrarlos por ningún lado, pienso que se me deben de haber caído el otro día cuando le pasaba Jane al techo.
Sigo subiendo… pero voy a puentear las partes que no tengo que mostrar en la playa.

continue reading

PORNOMIRARINTERNET

16 noviembre, 2006 Sin categoría 7 comments

A veces me parece que se me va la mano cuando comparo los tiempos de ahora con los de antes.
A veces pienso que no es necesario estar permanentemente cotejando épocas.
A veces se me ocurre que debería aflojarle a esto de medir los acontecimientos según en que año se produjeron… pero… ¡qué querés que te diga! No puedo.
No lo resisto, no consigo evitarlo.
Hay temas que me obligan a comparar momentos.
Cada mañana me digo que soy un viejo loco. Me repito que hay que mirar menos para atrás y más para adelante, que no hay que estar todo el tiempo con la matraca de “cuando yo era joven…”, y ¡zás!, caigo otra vez.
¿Sabés qué pasa? Que de tanto repetir que el tiempo de antes era mejor al final uno se termina convenciendo de que antes no tomábamos alcohol, no volvíamos de madrugada, no nos escapábamos del liceo, ni fumábamos a escondidas.
Terminamos creyendo nuestras propias mentiras.
Y me resisto a comparar los tiempos.
Bastante me resisto.
Un poco me resisto.
Casi nada me resisto.
Porque hay temas que me sacan de las casillas.
Porque creo que hay lugares y momentos a los que tendríamos que regresar.
Hay un tiempo que perdimos que deberíamos recuperar. Sin frenarnos, sin congelarnos, avanzando por algunos caminos pero permaneciendo en otros.
Estoy hablando de la pornografía.

continue reading

¡AY URUGUAY, CUANTO MÁS ABSURDO MÁS TE QUIERO!

8 noviembre, 2006 Sin categoría no comments

Hay veces que tenemos actitudes de locos y sin embargo nos parecen normales.
Me refiero a los uruguayos.
¿Querés algunos ejemplos?

1) De un tiempo a esta parte se nos ha dado por inventar verbos.
Agarramos cualquier palabra y enseguida la transformamos en verbo: recepcionar, conveniar, faxear, imelear, chatear, campeonar.
¿Cómo podríamos llamarle a esto que hacemos?
Verbear.
Sí… de eso se trata.
Verbeamos descaradamente sin ponernos colorados.
Porque… ¡mirá que inventamos disparates!
Y después los repetimos en la tele y tá… oficializamos los mamarrachos.
Tanto disparate inventamos, que hasta le damos un toque autóctono.
Fijate, últimamente hemos agregado “Nostalgear” o “Nostalgiar”.
El diccionario diría: “Desempolvar a la patrona y sacarla a bailar un 24 de agosto con intenciones de empolvarla a la vuelta” (de ponerle talco en caso que vuelva transpirada de tanto bailar)

continue reading

MI NIETA NO ME PRESTA LA COMPUTADORA.

2 noviembre, 2006 Sin categoría 11 comments

El otro día me llegó un correo electrónico con frases de niños de siete años a los que se les preguntaba: “¿Qué es un abuelo?”
Las respuestas eran formidables.

“Los abuelos son una señora y un señor que como no tienen niños
propios les gustan mucho los de los demás.”

A medida que fui leyendo las frases que aparecían en el monitor, iba pensando en el cambio que ha tenido la forma en que se relacionan los abuelos con sus nietos.
Me refiero a la forma, no al contenido.
La esencia -¡qué duda cabe!- se mantiene intacta.
El contenido es el de siempre.
El amor es el mismo.
Todo lo trascendente ha perdurado.
Sin embargo, a mí se me ha metido en la cabeza que en los últimos treinta años ha cambiado bastante el trato entre los nietos y los abuelos.

“Son gente que no tiene nada que hacer. Solo están ocupados cuando nosotros los vamos a visitar.”

continue reading