MANUAL DEL BUEN PELADO

A todos les va a tocar.
Tarde o temprano les va a tocar.
O te quedás pelado vos, o se queda pelado tu padre, o tu primo o tu hermano.
Todos tenemos un pelado en nuestro futuro.
Y visto y considerando que ya pasé por esta experiencia, se me ocurre que como servicio a la comunidad no estaría mal prepararle el camino a los que van llegando.
Es cierto… lo mío fue muy abrupto, muy de golpe, muy sin aviso, pero en última instancia el resultado es el mismo.
Como vi que se caía…lo ayudé.
Pasé a ser parte del asunto.
Me involucré en la caída.
¿Qué diferencia hay?
La misma que en el omelet de jamón.
Lo contaba Leandro en la presentación de “Crónicas marcianas y uruguayas”.
Una cosa es participar de la calvicie y otra es involucrarse.
Leandro decía que en la receta del omelet de jamón preparado con huevos de gallina y jamón, en su elaboración la gallina participa, mientras que el cerdo se involucra.
En otras palabras… me queda claro que si algún día me mandan a la guerra, cuando vea que vamos perdiendo me paso con el enemigo.
Eso hice.
Vi que se venía la calvicie y le gané de mano.
Me rapé de punta a punta.
Me saqué mi larga, negra y lacia cabellera.
¡Y ahora soy un pelado!
¡No puedo creerlo!
Eso sí…debo pedir perdón a los pelados.
Recién llego a un lugar que estaba lleno y ya estoy dando consejos.
Es de agrandado.

Primera advertencia: Los pelados somos agrandados, no mucho, pero somos agrandados.
Continuar leyendo “MANUAL DEL BUEN PELADO”

YO SÉ CUAL ES SU PROBLEMA

Esta es una buena oportunidad para demostrar que he desarrollado una nueva capacidad.
En los últimos años he conseguido aprender las técnicas de la lectura del pensamiento, dominio de los lectores y tele-órdenes (órdenes impartidas a distancia).
De tanto escribir he ido adquiriendo algunos poderes que me permiten entenderme con los lectores aunque no nos estemos viendo.
Cuando digo “lectores”…hablo de usted.
Yo sé que suena raro, pero creo que después de cinco años de escribir crónicas ha llegado el momento de confesame: Señora, señor… siempre supe lo que usted estaba pensando.
¡Siempre!
Antes de escribir escarbo en su cabeza para alimentarme, mientras escribo me nutro de su pensamiento y al finalizar digo: “¡Acá está, esto es lo que pensó y no se da cuenta que yo lo sé todo!”.
Y no solo sé lo que ha estado pensando… ¡Sé cual es su problema HOY!
Se lo demostraré al final de la crónica.
Antes hagamos algunas pruebas para entrar en clima.
Veamos… déjeme adivinar, usted en este momento tiene su trasero sobre una silla, su mano izquierda viaja de la pierna a la mesa y de la mesa al teclado, su mano derecha no deja de juguetear con el mouse, tiene un pie apoyado en el suelo (si los dos se apoyan, mi versión también es correcta), la ventana está cerrada, tiene el messenger abierto, desde ahí alcanza a ver el teléfono o el celular y esa pollera le queda bien (esto como te imaginarás no es para vos… es para usted)
Estas pruebas requieren de seriedad, si piensa que esto es broma deje de leer ya.
Continuar leyendo “YO SÉ CUAL ES SU PROBLEMA”

PRIMER DICCIONARIO DE PALABRAS FALLUTAS DEL IDIOMA CASTELLANO

¿Por qué “todo junto” se escribe separado y “separado” se escribe todo junto?

Hasta donde sé, esa frase es de Quino y la puso en boca de Miguelito en los finales del 60 o principios del 70.
Siempre me gustó esa reflexión, porque sirve para poner en duda el sentido de los vocablos y particularmente porque sirve para que desconfiemos de algunas palabras que son verdaderos lobos disfrazados con piel de oveja.
Convengamos… los tipos que le pusieron nombre a las cosas hicieron un trabajo desparejo.
Algunas palabras les quedaron realmente bien, como “Felicidad” que empieza con “Fe” y termina con “Dad”. Pero otras es como si las hubieran inventado un viernes a la tarde con la cabeza puesta en el partido del fin de semana.
O peor aun, es como si a algunas palabras las hubieran creado un domingo a la noche o un lunes a la mañana temprano.
Un día me di cuenta de que los tipos usaron en la palabra “dar” apenas tres letras y en la palabra “recibir” más del doble.
Ahí me avivé de las intenciones de ellos.
Más adelante, buscando en nuestro vocabulario me fui encontrando con una cantidad de palabras fallutas que se nos fueron colando y que hoy usamos alegremente sin analizarlas mucho.
Me refiero a las palabras que no solo no significan lo que nosotros suponemos sino lo que es peor: ¡significan lo contrario!
Señor Director de la Real Academia Española Don Víctor García: me presento ante usted para denunciar a una serie de vocablos mentirosos, farsantes y fallutos que nuestras maestras nos enseñaron inescrupulosamente en la infancia.
Señor Director de la Real Academia Española Don Víctor García: ahora que la nueva gramática es desvelo de unos cuantos, les dejo una muestra gratis y sin valor del PRIMER DICCIONARIO DE PALABRAS FALLUTAS DEL IDIOMA CASTELLANO.
Continuar leyendo “PRIMER DICCIONARIO DE PALABRAS FALLUTAS DEL IDIOMA CASTELLANO”