Bien… parece que tenemos que seguir dando explicaciones.
Sucede que siguen llegando más y más correos y advertimos que algunos no han entendido bien.

1) NO ESTAMOS RECLAMANDO AUTORIA DE NADA.
2) Intentamos proteger el nombre de Galeano.
3) No pensamos iniciar acciones judiciales contra nadie.

Resumamos:
En enero de 2006 escribí un texto con el título DESECHANDO LO DESECHABLE
. Corresponde a la serie “Crónicas marcianas y uruguayas” que se publican en distintos medios desde el año 2002.
Hace un mes -vaya a saber con que intención- alguien le quitó el nombre original, le puso un título inadecuado, le sacó el final -que le daba sentido al texto- le retiró nuestra firma y le puso al pie “Eduardo Galeano”.
Resultado…hoy el mismo texto tiene cuatro títulos diferentes y está presente en una cantidad increíble de páginas de internet de todo el mundo.
Ha sido traducido a seis idiomas y sigue multiplicándose día a día.
Lo publicaron diarios, universidades, centros de estudios, páginas literarias y partidos políticos de distintos países latinoamericanos.
Es objeto de discusión en foros de Europa, aparece en agencias de noticias, lo comentan en páginas de ecología, en fundaciones y en publicaciones de diferentes religiones. Se debate en foros de educación, en redes de noticias y en páginas de economía. Lo publicaron en webs de medicina natural, en páginas de derecho, en espacios del Mercosur y hasta algunas librerías virtuales lo están negociando sin nuestra autorización.
50 páginas de Argentina, 17 sitios de España, 10 webs de México, innumerables foros y periódicos de Cuba, Chile, Venezuela y Bolivia.
Semanarios de Canadá, Estados Unidos e Irlanda.
Blogs de Arabia Saudita, Israel y Holanda.
Como esto sigue creciendo resolvimos
a través de nuestros amigos del “Departamento de Prensa de Crónicas marcianas y uruguayas” escribir a las 350 páginas donde encontramos el texto y tratar de explicar la situación.
Algunos pensaron que preparábamos un juicio o algo así, otros no creyeron que el texto no fuera de Galeano y la mayoría resolvió no corregir la información.
Aunque no tenemos responsabilidades por esta situación le escribimos a Galeano pidiendo disculpas por este suceso… y pensamos que todo eso era suficiente.

Pero siguen llegando correos y sigue multiplicándose la crónica en Internet.
Yo lamento profundamente por Eduardo –un tipo al que admiro especialmente- pero pensé que los lectores iban a advertir que el texto no le pertenece.
No solamente porque claramente no es su pluma, sino además porque en una parte del texto dice “¡¡Lo juro!! ¡Y tengo menos de 50 años!”.
Y dice más adelante “Y a mí me prepararon para vivir con el mismo número, la misma mujer, la misma casa y el mismo nombre (y vaya sí era un nombre como para cambiarlo)”
Y la referencia es a un nombre tan extraño como “Marciano” y no a un nombre corriente como “Eduardo”.

Pero…bueno.
Esto es todo lo que podemos hacer: Publicar un comunicado en nuestra página explicando que Galeano no escribiría este texto y más aún… tampoco yo escribiría un texto de la manera que está circulando.
Me refiero a un título que no tiene nada que ver con la crónica (“Por que todavía no me compré un DVD”) , porque no me parece mal que la gente tenga DVD (aunque yo no lo tenga) y por sobre todas las cosas porque el final con el que circula es lamentable: “Hasta aquí”.
Eso no dice nada.
El final correcto es: “Y yo no me entrego” y es el mensaje más importante de toda la crónica. Justo la parte que eliminaron.
Otro dato: Los que siguen habitualmente las crónicas saben que pertenece a una serie de textos que usan la ironía, el humor y el sarcasmo como recurso.
Saben los que siguen las crónicas que la lectura nunca es lineal, que llevamos a un extremo las situaciones con el fin de aguijonear y hacer pensar a aquellos que comparten el mensaje, a los que no lo comparten y principalmente a aquellos que no habían advertido que esas cosas estaban sucediendo.
Una generación que toma del pico
no plantea que todos nuestros hijos son borrachos, UNA GENERACION QUE RESOLVIO ENCERRARSE
no es una denuncia porque todos los seres humanos están en sus casas mirando televisión y conectados a Internet, Diccionario Falluto
no reconoce como mentirosas a todas las palabras, Los chicos macdolinos
no propone que los niños que vayan a McDonald’s sean imperialistas, NOSOTROS
o No hace tanto tiempo que.
no dice que todo tiempo pasado fue mejor, etc., etc., etc.
Pero todas esas crónicas dicen algo de eso y en ese contexto intentamos que se lea.

Reitero…
Bienvenidos los que llegan a esta casa a partir de esta confusión
Lamento profundamente lo de Galeano que no merece esto.
No haré ningún juicio a nadie (no cobro por lo que hago.Los diarios y semanarios publican las crónicas y NINGUNO de ellos paga por eso. El dinero que pagan las radios por nuestra lectura de los textos no lo recibimos nosotros)
Me gustaría que el texto circulara con el título y el final original…pero no nos desvela que nuestro nombre aparezca como firma.
Lo importante es el mensaje

Marciano
18 de Octubre de 2007-

1 reply to this post
  1. Eduardo Galeano es un autor que en lo personal arcpeio mucho por su claridad y bravura al exponer temas. Se trata de alguien que no teme a hacer clara su postura, lo cual le facilita el uso de argumentos expledcitos, mundanos y muy potentes. Creo que este texto complementa muy bien aquellos sobre la modernidad para dejar claras muchas de las razones de edndole econf3mica que han resultado en la situacif3n actual de Ame9rica Latina, la cual sigue siendo sorprendentemente (o no tanto) semejante a la que se viveda hace me1s de cuarenta af1os, cuando el libro fue escrito. Sin pree1mbulos, nos es explicado cf3mo la inmensa riqueza natural de la regif3n es y ha sido su principal causa de miseria, pues “En la alquimia colonial y neocolonial, el oro se transfigura en chatarra, y los alimentos se convierten en veneno”. En otras palabras, entendemos cf3mo la regif3n ha sido entendida, dese su descubrimiento, como una fuente de recursos naturales y humanos para ser explotada por Europa, y posteriormente por E.U.A. Durante la colonia dicha explotacif3n fue expledcita, sin embargo, al tiempo en que se hizo a transicif3n al neocolonialismo, los me9todos de explotacif3n se hicieron menos evidentes. De la mano de una nueva especie de retf3rica e inversiones extranjeras, Ame9rica Latina entrf3 al mercado mundial y ased su explotacif3n quedf3 legalizada. La vigencia del texto es muy clara cuando miramos las tendencias de nuestra poledtica hoy en deda, al tiempo que recordamos el deda de la expropiacif3n del petrf3leo, nos vemos asediados por el mismo discurso de siempre, el que declara que el paeds es incapaz de aprovechar sus recursos por sed sf3lo y que necesita de la mano benigna de la inversif3n privada para salir adelante. “Se hipoteca la soberaneda porque <>; las coartadas de la oligarqueda confunden interesadamente la impotencia de una clase social con el presunto vacedo de destino de cada nacif3n.” Al parecer la colonizacif3n ideolf3gica ha sido exitosa, las mismas estructuras de explotacif3n se reproducen bajo nombres distintos, y lo que es me1s grave, ya no son reconocidas.

Leave a Reply