Posts in: junio

Carta abierta a mi hij@ que nada

13 junio, 2008 Sin categoría 30 comments

“Me quedo con aquellos que eligen sus caminos.
(que eligen bien o mal)
me quedo con aquellos que aun conservan
la añeja y prodigiosa facultad de optar.
Descarto a todos esos que permiten
que en nombre del capricho colectivo
decidan sus destinos.
Elijo a los que eligen”

Carta abierta a mi hij@ que nada

Quiero que sepas lo importante que es para nosotros que hayas elegido nadar.
Tal vez debí decírtelo personalmente, pero sucede que a veces es más fácil escribir que hablar y además…te va a hacer bien leer un poco.

Quiero que sepas que compartimos cada patada y cada brazada que das en el agua.

Quiero que sepas que acompañamos tu esfuerzo desde el costado de la piscina cuando podemos ir o desde casa cuando no podemos (siempre queremos ir).

Quiero que sepas que nos parece estupendo que estés mojado hasta las orejas, lejos de las cosas que pueden hacerte mal. ¿Sabes? …en este mundo de hoy, muchas cosas que hacen daño nunca pudieron entrar en una piscina de competición.

El otro día lo vimos juntos en la televisión -¿te acuerdas?-las tortugas recién nacidas no están a salvo de los depredadores hasta que no llegan al agua. .

Esa es una de las razones por la que defenderemos con uñas y dientes tu opción, porque estamos convencidos de que a los mercaderes de la muerte, a los que trafican con droga y con vida, les costará mucho atraparte si te mantienes en el agua.

Por eso estamos orgullosos; porque el mundo que soñamos no se merece ninguna renuncia de tu parte (te hablo de un mundo que estamos convencidos será mejor si lo construyen personas que hayan optado por el deporte).
No para pasarte nuestra carga, no para pedirte que hagas nada en nuestro nombre, nada que nosotros no hayamos hecho, simplemente para que sigas usando la facultad de optar, aunque esa misma facultad incluya la opción de abandonar el deporte. continue reading

REDACCIÓN: MI EXCURSION A SAN CONO

9 junio, 2008 Sin categoría 1 comment

–Viejo ¿te acordás de que día es mañana, no?- preguntó mi mujer apenas entré al baño.

–¿Martes?– contesté tratando de evacuar, entre otras cosas, sus dudas.

–Sí. Martes, sí, ¿pero martes qué?–insistió en el momento menos oportuno.

–Eeeeeh… ¿Martes cuatro?

–¡Martes 3 de junio!– me gritó por abajo de la puerta.

–¡¡Bueno viejaaaa! ¿No podremos dejar esta conversación para dentro de unos minutos? Justo en este momento estoy…

–Como quieras, solo quería recordarte la promesa que hicimos.

–¡¡La-la-la-la promesa que hicimoooooos????!!!!–pregunté saliendo y cortando definitivamente lo que estaba haciendo.

–Te dije que si mamá salía bien de la operación íbamos a la procesión de San Cono vestidos como el santo.

–¡Pero vos estás mal de la cabeza, yo de San Cono no me disfrazo ni aunque me lo pida Claudia Fernández!

–Vestirse viejo. Vestirse, no disfrazarse. Es simplemente una túnica blanca con un manto negro encima, dale viejo…daaaale, es un ratito…sólo en la procesión.

–¡Nooo! Vamos a salir en todos los canales. Traverso va a empezar el informativo con mi cara. ¡En la sede los muchachos se van a querer morir! ¡Empezás así y terminás vendiendo portones PPA! ¡No! ¡Y no se habla más!

-Pero viejo, si no cumplimos con la promesa… se va a morir mi mamá.

–Dos pájaros de un tiro, digo…eeeh…dos pájaros de un nido, eso seremos… dos pájaros de un nido.
Iremos, pero no me vestiré de Cono. A lo sumo me pongo la camiseta de Danubio que es bastante parecida al traje de San Cono.

–¡Gracias viejo!– dijo mi mujer abrazándome y besándome la frente.–¡Yo sabía que me ibas a decir que sí!

continue reading