Posts in: mayo

Gracias por el fuego

10 mayo, 2010 Sin categoría 1 comment

Gracias y disculpas.
Desde la noche del domingo no han parado de llegar mensajes de texto, correos electrónicos y llamadas telefónicas que nos saludan por los resultados de las elecciones. continue reading

Rotarios

6 mayo, 2010 Sin categoría Comentarios desactivados en Rotarios

El 25 de abril en los salones del Hotel Jean Clevers de Punta del Este en el marco de la 83ª CONFERENCIA DEL DISTRITO 4980 DE ROTARY INTERNATIONAL el “Programa Saque al Mar”

continue reading

Anoche me llamó el Flaco

5 mayo, 2010 Sin categoría 38 comments

Viernes 19 de Febrero

Hora 8.00
Suena el teléfono. ¿Quién es el anormal que llama de madrugada?

Hora 8.15
Era el Flaco. Me dijo que quería hablar conmigo. Le dije: “Ya estamos hablando”. Me dijo “Buenos días a todos y a todas”. Le dije que mi mujer estaba durmiendo, que tenía que hablar solo conmigo. Me dijo que quería verme. ¡Son las ocho de la mañana! Si piensa conseguir votos llamando a la gente a esta hora, está jodido. Este se olvida que soy portero. Los porteros madrugamos… pero solo en los días libres. No entiendo para que me quiere ¿Me habré olvidado de pagar la patente?

Hora 9.00
Llegué al quinto piso y como me pareció una falta de respeto preguntar por el Flaco, le dije al portero:
–¿Está Don Oscar?
–Acá no conozco ningún Donoscar- me contestó el gordo de corbata finita. Me lo dijo así, todo junto: “Donoscar”,
–Y … ¿De los Santos?–le pregunté
–¡Ah! ¡¿El Flaco?! Ya le aviso.
Y le avisó. Y me hizo pasar. Y me invitó a sentarme en su despacho. Y ahí me empecé a preocupar. ¿Precisará el celular de Giacheto? ¿Querrá consultarme sobre la caída de pelo? ¿Querrá mandar algún crucero a Florida cuando se le aparecen de a cuatro en la bahía? Me miró fijo a los ojos, tragó saliva, se refregó suavemente las manos, se sonó los dedos y me dijo:
–Hola a todos y a todas.
–Estoy solo, no insistas- le contesté. No precisa que digas todo eso. ¿Que querías Oscár? (en verano siempre digo Oscár, en invierno vuelvo al Oscar).
–A ver…- me dijo mirándome con dulzura a los ojos. ¿Vos tenés sueños, Marciano?
–Uno.
–¿Un sólo sueño? ¿Cuál es?
–No, no me entendés. Tengo UN sueño. Sueño. Tengo un sueño bárbaro, son las 9 de la mañana. ¿Qué querías?
–Negro, te preciso como mi suplente para las elecciones.

Cuando abrí los ojos el gordo de corbata finita me hacía aire con una balconera de Alcorta.
–¿Llamo a un médico Don Flaco?
–Darío es médico- le dije balbuceando sin abrir los ojos.
–Darío está en San Carlos- contestó el Flaco y me cacheteó para que volviera en sí…en mí.
–¡Taaa! No voy con Darío, tranquilízate, no me pegues más. continue reading