Diario íntimo de un esposo casi normal

Sábado 9
Querido diario. Hace un rato nos comimos 4 goles con Argentina. Cuando nos hicieron el tercero, mi mujer dejó de pasar cerca del alcance de mi brazo. Cuando terminó el partido se asomó y me dijo que seguro que la culpa la tuvo el cambio de horario. Que ellos empezaron a las tres de la tarde y nosotros empezamos a las cuatro. Que no tendríamos que haber adelantado la hora, que cuando nosotros fuimos a arrancar ellos ya nos habían hecho tres goles.

Eso me dijo.

¿Andará buscando el divorcio?

¿Qué hago querido diario?

Domingo 10
La odio. Hoy es domingo y pensaba dormir hasta el mediodía.

Se le dio por la limpieza.

Arrancó a las ocho y media.

Por el dormitorio.

Me levanté. Con bronca me levanté.

Me bañé y no sequé la ducha. Apreté la pasta de dientes por la mitad del tubo, terminé el papel higiénico y no repuse ni avisé.

Va a terminar aprendiendo.

La crónica seleccionada se encuentra incluida en el segundo libro de Marciano Durán, “Marcianitis Crónica”

CategoríasSin categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *