EL OTRO DIA FUI A LAS TERMAS

La que insistió con ir fue mi esposa; yo estaba más bien para descansar en casa, pero mi mujer me llenó tanto… que al final me convenció.

-“Es una excusión que organizan los papás de los compañeritos del nene, salimos en un ómnibus el viernes temprano y el domingo estamos de vuelta ¡Daaaaale!”

-“Dejame pensar, tendría que arreglar en el trabajo”

-“¿Sabés quién nos invitó? Los papás de Betina.”

-“¡Aaah! La mamá de Betina… digo… los padres de Betina…se… podríamos ir.”

Y me preparé el bolso, la matera, un libro para el viaje, la malla….¡la maaalla!… seguro que la mamá de Betina va a ir con un bikini chiquito violeta y seguro que …”

La crónica seleccionada se encuentra incluida en el segundo libro de Marciano Durán, “Marcianitis Crónica”

CategoríasSin categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *