ELIAS

-“Debemos tomar todas las precauciones”- manifestó a la prensa el Dr Whourman.

-“Será un día histórico, la humanidad recordará esto por siempre, pero lo mas importante es que Walter Elías debe ser protegido de todo lo que se le vendrá encima.”-

-“¿Para cuándo está previsto este sensacional acontecimiento? “-preguntó en italiano uno de los 200 periodistas convocados para la conferencia de prensa.

“-Será en un par de semanas, nos tomaremos el tiempo necesario para que ningún detalle quede sin atender. Seguramente lo haremos el 5 de diciembre de manera de que coincida con el día de su nacimiento .” dijo el médico, alardeando con un cronograma que no dejaba nada librado al azar.

-“Debemos tomar todas las precauciones”- manifestó a la prensa el Dr Whourman.

-“Será un día histórico, la humanidad recordará esto por siempre, pero lo mas importante es que Walter Elías debe ser protegido de todo lo que se le vendrá encima.”-

-“¿Para cuándo está previsto este sensacional acontecimiento? “-preguntó en italiano uno de los 200 periodistas convocados para la conferencia de prensa.

“-Será en un par de semanas, nos tomaremos el tiempo necesario para que ningún detalle quede sin atender. Seguramente lo haremos el 5 de diciembre de manera de que coincida con el día de su nacimiento .” dijo el médico, alardeando con un cronograma que no dejaba nada librado al azar.

-“Ese momento extraordinario, ¿será trasmitido en directo a todo el mundo?”- preguntó en inglés el representante de la CNN?

“-Si y no. Es decir, queremos preservar la intimidad en su primera media hora, no sabemos como reaccionará, ¡¡no se olviden que son 35 años!!”-

“-¿Dónde se hará?”- preguntó el representante de la BBC.

“-Se está acondicionando el hospital de Illinois donde será trasladado dos días antes, recuerden que esa es su ciudad natal. Es todo por ahora señores periodistas, gracias por venir, la humanidad agradecerá que difundan correctamente este maravilloso evento”- dijo el doctor Whourman sacándose los lentes con un ademán brusco y seco y poniendo bajo su brazo un par de carpetas, que no necesitó abrir durante toda la conferencia de prensa.

El mundo científico, el mundo literario, el mundo del cine, el mundo todo miraba hacia los Estados Unidos.

Después de 35 años se procedería a traer a la vida a Walter Elías, mas conocido como Walt Disney, que permaneciera congelado todo ese tiempo, esperando una fórmula que permitiera revivirlo.

Una cámara criogénica –una especie de heladera grande y horizontal- guardaba desde 1966 el cuerpo del genial creador.

Un equipo de médicos que había trabajado duro en la última década, consiguió lo que alguna vez pareció imposible.

Todos los detalles se cuidarían especialmente. Era importante que nada molestara a Walt Disney en el momento de volver a la vida. Con especial cuidado se retiraron de la habitación todos los electrodomésticos modernos, nada de celulares, nada de luces fuertes, nada de tecnología desconocida que pudiera shoquear a Walt Disney.

Cuando llegó el 5 diciembre, la prensa de todo el mundo rodeó el Hospital de Illinois. La mayoría de las cadenas televisas de todos los países se habían instalado para trasmitir en directo semejante acontecimiento.

Volvería a la vida el padre de Mickey, Donald y Pluto , descongelarían al padre de Blancanieves, Bambi y Fantasía, renacería el responsable de Alicia, Dumbo y Peter Pan. Todos querían estar cuando dijera sus primeras palabras.

Adentro, en un lugar reservado sólo para los científicos, un equipo de médicos y sicólogos preparaba el descongelamiento y la reanimación.

Había llegado el día tan esperado, había llegado la hora tan aguardada, los nervios se apoderaban de niños y adultos, los televisores de todo el mundo emitían la misma señal, en cada capital importante del mundo una gigantesca pantalla mostraba en directo los movimientos que se producían alrededor del Hospital de Illinois.

El planeta asistía asombrado al descongelamiento de Disney.

El grupo de psicólogos había presentado una magnífica idea: Un mundo de dibujitos animados serían los encargados de recibir a Walt Disney. ¡¡Ese era su mundo!! ¡¡Esa era la mejor manera de recibirlo!! Eso sería lo menos traumático para el dibujante. Después de varias propuestas estudiadas en los últimos meses, se había optado por ese recibimiento. ¡¡Volvería a su propio mundo!!

Y así fue.

En el interior de la sala de reanimación en distintas pantallas preparadas a esos efectos, estaban Pockemon, Picachú, Digimon, los Power Rangers, Alienators, y Dragón Ball.

Cinco minutos después de la hora fijada, el doctor Whourman abrió la puerta, se enfrentó a la prensa, y con la cara pálida y demacrada, lágrimas en sus ojos, alcanzó a decir algo así como:

-“No sabemos como sucedió…

No podemos explicarlo….fue todo muy rápido…abrió los ojos…Preguntó “¿qué es eso?”… Le dijimos…que…eran…dibujitos animados… los que miran ahora todos los niños del mundo… que nuestros niños hablan y actúan como sus dibujitos….se levantó de la camilla…corrió hacia la heladera y….se cerró por dentro.” dijo sollozando el Dr Whourman

CategoríasSin categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *