ESTOFADO DE LENGUA, CORAZON Y SESOS PARA SEIS

Cuatrocientos gramos de esperanza diaria

y una rebanada de locuras varias.

La mitad izquierda de cabeza abierta

y media docena de penas inciertas.

Un litro y tres cuartos de manos fraternas

dos tazas y media de momentos lindos.

Un plato chiquito de amores perdidos

un manojo grande de sueños cumplidos.

Cuatrocientos gramos de esperanza diaria

y una rebanada de locuras varias.

La mitad izquierda de cabeza abierta

y media docena de penas inciertas.

Un litro y tres cuartos de manos fraternas

dos tazas y media de momentos lindos.

Un plato chiquito de amores perdidos

un manojo grande de sueños cumplidos.

Dos cucharaditas de broncas normales

un vaso hasta el borde de arreglos parciales.

Dos hojas picadas de besos tempranos

y un trozo de dudas puestas en la mano.

La esperanza se pone a remojar

con el fin de ablandarla de a poquito.

El cerebro se rocía con ternura

y las penas se cortan en tiritas.

Una pizca de renuncias vuelta y vuelta.

Se sazonan con fe las dudas nuevas

y se hierven las broncas de los lunes

en tres litros de recíprocos respetos.

Se machaca en un mortero algún insulto

de manera de dejarlo bien pequeño.

Se le agrega un trozo grande de paciencia

y se escurren los momentos de amargura.

Se rellena con trocitos de silencios.

Se decora con palabras de certezas.

Se acompaña con abrazos cotidianos

y lo sirven entre todos a la mesa.

CategoríasSin categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *