EXTRAÑA TEORIA SOBRE LOS NOMBRES QUE LLEVAN LOS COMERCIOS DE LOS URUGUAYOS.

Cuando yo era chico los kioscos llevaban el nombre del lugar donde estaban instalados: Kiosco Plaza Artigas, Kiosco Las Barreras o Kiosco El Puente y algunos solo lucían un pobrísimo pizarrón de “Hoy juega” que sacaban dos o tres veces por semana. Con el tiempo los kiosqueros necesitaron vender más que cigarrillos y diarios para poder hacer frente a las deudas así que agregaron estructuras, mesas , caños y cierres de nylon o se mudaron para enfrente y transformaron sus minicomercios en Salones. Necesitaron un nombre y los llamaron Cambalache, Mi sueño o La Amistad. Los más osados les pusieron Salón Yanet o Salón Cristina en homenaje a las hijas que dejaban en casa cuando atendían el saloncito. Más acá en el tiempo los transformaron en Maxi- Kioscos, Juguetelandias, Provitodos, Autoservices, Superfast y Minimarkets.

La crónica seleccionada se encuentra incluida en el segundo libro de Marciano Durán, “Marcianitis Crónica”

CategoríasSin categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *