LINDO HABERLO VIVIDO…

Hoy a la mañana quería seguir durmiendo.

Desde la cama escuché a papá que decía algo de la lluvia.

Me di media vuelta y me tapé con la cobija hasta las orejas.

La lluvia golpeaba el techo de chapas y yo imaginaba los charcos en mi patio de tierra.

-“Vamos –dijo mamá- el Tody está servido” y me dio un beso en un pedacito de cabeza que apenas asomaba.

Papá prendió la radio y la misma voz de todas las mañanas me gritó: “¡Vaaamos, despierta cantandoooo, levanta la cabezaaaa, sonríe con simpatía, saluda al nuevo díaaaaa!!”

Todas las mañanas, un viejo que se llama Carrizo y otro que no sé como se llama, golpean latas, gritan, hacen chistes y papá y mamá se ríen mientras toman los primeros mates.

La crónica seleccionada se encuentra incluida en el segundo libro de Marciano Durán, “Marcianitis Crónica”

CategoríasSin categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *