LO IMPORTANTE SON LOS VALORES

–Mami, extraño a papá. ¿Él nos quiere mucho, no?

–Claro, negrita, claro que nos quiere, por algo se esfuerza y trabaja para nosotros. Para él lo más importante es la educación de ustedes y la pareja. Para él lo más importante es la familia, por eso trabaja 14 horas por día.

–Mami, mañana es mi cumpleaños ¿Vos que pensás? ¿Vendrá esta vez?- preguntó Marisa adivinando la respuesta negativa de su madre.

–No sé… ojalá venga. Hace tiempo que no lo vemos. Ni siquiera conoce a tu hermanita que ya tiene un año y medio. — dijo Isabel sin sacar los ojos del televisor.


–¡Sí, ojalá venga! Yo lo extraño mucho, tengo algunos recuerdos de él. ¿Qué dijo que iba a buscar esta vez?– preguntó Marisa mirando también la tele, en una especie de consulta por baranda.

–Mmmm…. la vez anterior se fue de casa para conseguir un par de trabajos extras de 2 horas cada uno. ¡Qué alegría tenía cuando pudo comprar el lavavajillas con seis programas y selector de temperatura! ¡Parece que lo viera entrar con el televisor pantalla plana, estereo, trinorma de origen, con salida de audio y video y 623 canales! ¡¡El teléfono inalámbrico con discado automático, 900 megahertz llamada en espera, 10 memorias y 25 canales de seguridad!! ¡Parece que todavía lo escucho preguntar si tenía pilas para el control y si habíamos tenido un varón o una niña! ¡Qué padre – por Dios- qué padre!
Después no lo vimos por un tiempo. Me acuerdo que a los dos meses llamó y nos contó que había conseguido una changa como portero en una discoteca, para poder completar el crédito del lavarropas digital con 12 programas, lavado tridimensional, carga frontal y centrifugadora 720 RPM. Para el celular con Internet, chat, con batería que no se descarga por una semana, vibrador incorporado, 30 melodías, pantalla gráfica y para la computadora Pentium 4, con monitor de 21 pulgadas, Flat Panel y Window XP. Ese día me prometió que en una semana volvía, que estaba tratando de conseguir una cobranza para cambiar el auto, uno con motor gasolero, vidrios eléctricos, aire y dirección hidráulica. Papá siempre nos quiso- finalizó Isabel emocionada –siempre nos protegió, siempre buscó lo mejor para nosotros.

La película de la tele y el control remoto lejos, invitaban a conversar:

–Mami ¿Cómo es papá? Yo tengo una imagen de él con barba y bigote, medio flaco, pero fuerte ¿Es así, no?- preguntó Marisa sacándose los walkman auto reverse, digital AM-FM para escuchar mejor la respuesta.
–Si– dijo Isabel, ahora mirándola con firmeza a los ojos-…es un gran hombre… pero es probable que lo confundas con otra persona, porque él nunca tuvo barba ni bigote, ni siquiera es medio flaco, quizá mezcles la imagen de él con el vacunador del hospital que lo veías mas seguido o con el señor que expende la cédula de identidad, que te hacía reír mucho cuando te sacaba la foto, no te olvides que fuimos tres o cuatro veces a esa oficina.

La conversación se interrumpió nuevamente para ver los avisos y al terminar otra vez Isabel volvió a emocionarse con sus recuerdos.

–¡No me olvidaré nunca de aquel 2 de enero que llegó de madrugada! Hacía poquito que había nacido tu hermano y yo había tenido que dejar de darle pecho, porque había agarrado una limpieza de obra en un edificio. Ahí, el se quedó unos días, pero yo me tuve que ir por dos meses. ¡Cómo no recordar esos días! ¡Cómo no recordarlos si con lo que yo hice compramos el equipo de audio con capacidad para 60 CD, sintonizador digital con 30 memorias, mega bass y sonido envolvente y el secarropas digital con secado inteligente y bajo consumo ! ¡Cómo no recordar esos días en que papá estuvo en casa!

–Y después estuvieron juntos un tiempo… ¿no, mami?”-
–No. Porque cuando yo volví el había conseguido un trabajito en la madrugada como seguridad en un hotel y de tarde, mientras hacia la cobranza de la mutualista le había puesto dos parlantes arriba al gasolero y hacía publicidad para los partidos políticos. Lo recuerdo bien porque en esos días compramos el DVD con salida óptica y coaxial, pickaup láser para MP3, VCD y MPEG y la cámara de video con monitor color, selector de idiomas y night visión con la que le filmamos el sepelio de la mamá. Recuerdo que incluso le mandamos el cassette.
-Capaz que si no cambia el auto este año lo vemos otra vez–dijo con cierta expectativa Marisa.
–No creo mi amor, no creo. A mí me ofrecieron un trabajo en una peluquería porque estamos precisando urgente una cocina vitrocerámica con horno combinado, convexión, timer y spiedo y también tendríamos que cambiar la heladera lo antes posible por una 26 pies, sistema multi-flow, frío seco, con dispensador de jugos y estantes de vidrio templado. ¡Si por lo menos tu hermano nos regalara la hamburguesera con placas antiadherentes y pico para evacuación de grasas y el microondas con grill, bandeja giratoria y cinco niveles de cocción!
— Cuando venga papá le voy a mandar un mail desde la computadora del living hasta la del dormitorio diciéndole que lo quiero mucho y le voy a dejar un beso en la contestadora del teléfono de la mesa de luz.
–Bueno negrita, y haceme acordar de agradecerle el correo electrónico que te mandó cuando tomaste la comunión, la corona el día que murió la madrina y el fax cuando me operaron — dijo Isabel haciendo callar con la mano a su hija, porque empezaban otra vez las ofertas en la tele.

CategoríasSin categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *