Los pájaros

CUENTITO CORTO, CAPICÚA Y DE POCO VUELO

Los pájaros

Vienen todas las mañanas.
A veces me dan un poco de lástima.
Comen, beben; vuelven a comer y beben una vez más.
Cuando el sol todavía no consigue llegar a la copa de los eucaliptos, ellos ya le están mostrando sus colores al día que se despereza.
Hay mañanas en que llegan de a uno, como si esperaran su turno para mostrarse.
Otras veces se acercan en parejas y se me ocurre que vienen de dormir juntos en un mismo nido.

Ocasionalmente irrumpen en bandadas gritonas y bullangueras.
Me hace bien verlos ahí, tan cerca y tan lejos de nosotros.
Me hace bien saber que no nos temen.
La mayoría de los días consigo escuchar sus gritos antes de empezar a verlos; y aún cuando no los oigo puedo predecir el momento exacto en que llegarán.
Es que vienen todos los días, casi, casi a la misma hora.
He aprendido a disfrutar de la espera de cada mañana, incluso en los días en que la lluvia amenaza con bañar las acacias y los álamos de mi calle vieja.
Los espío por la ventana grande.
Alpiste.
Me agrada saber que no faltarán, que una vez más vendrán a mirarme a través del vidrio.
Agua.
Es verano. En esta época del año llegan más temprano que nunca.
Miguitas de pan.
Hoy, junto con el sol, apareció uno muy pequeño con su papá.
Agua otra vez.
En realidad no tengo como saber si es el papá, simplemente me gustaría que lo fuera,
me encanta formar familias.
Cuando veo patos en el lago los imagino hijos, padres y madres y fabrico historias en las que se encuentran y desencuentran en el lago y en la vida.
Alpiste.
Me gusta que estén allí.
Me gusta verlos comer junto a la ventana… como si yo no existiera.
Me gusta que de a ratos me ignoren.
Miguitas de pan.
A veces uno de los más chicos se acerca al vidrio, me mira y yo me quedo muy quieto para no asustarlo.
Me da un poco de lástima verlos allí dentro.
Me da un poco de lástima que estén encerrados en sus casas casi todo el tiempo.
Me da un poco de lástima saber que no saben volar.
Vienen todas las mañanas.

Los pájaros

CategoríasSin categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *