Não chame a Deus o domingo que vai dar ocupado

-Pai nosso que estás no cielo. Santificado seja o vosso nome…

-¿Quién es? ¿Quién me está rezando a esta hora?

-Sou eu… David Luz. ¡Oh meu Deus! ¿Vocé me escucha cuando rezo?

-Claro que te escucho, pero no alcanzo a verte desde acá arriba. Hay mucha gente en ese estadio.

-¡Acáááá! O borde del área, arrodillado cerca o arco do Brasil, con camisa amarela con o número quatro.

-Veo mucho pelo por esa zona. ¿Estás debajo de todo ese pelo?

-¡Deus! ¡Eu no podo creerlo! ¿Vocé acá, en el Mineirao, en medio de um jogo de futibol?

-Claro, Dios está en todas partes, pero… ¿por qué no atiendes el juego? Hace unos minutos que empezó y sigues arrodillado. ¿Para qué me llamaste? A la tarde duermo siesta y acabas de despertarme.

-O que acontece é que eu acho que tem que ayudarnos a ganhar o jogo.

-Sí, pero me han llamado de otros países por lo mismo. ¿Puedo preguntarte algo?

-Sí, meu Deus.

-¿A quién te pidió Scolari que marcaras?

-A uno flaco que joga con o número 13.

-¿La camiseta dice “Müller” en la espalda?

-Sí…mais ¿por qué esa pregunta?

-Porque están por tirar un corner y desde acá veo que está solo en el segundo palo. Yo que tu me voy parando y largo el rezo.

-Ya estoy por acabar. ¿E agora que aconteceu? ¿Por qué eles estáo gritando?

-Müller acaba de vacunarlos.

-¡Oh nooooo! Creio em um so Deus, Pai todo-poderoso, criador de céu e da terra, de todas as coisas visíveis e invisíveis…

-Daaaavid Luiiiiz.

-Eu nao posso atenderlo. Eu estou falando con Deus.

-Yo soy Dios.

-Con razón daba ocupado. Se había cortado, meu Deus. Eu decía que estoy procurando um gol pra empatar o jogo.

-Dos. Ahora necesitas dos para empatar. Klose acaba de meterte el segundo.

-¡Oh no! Santa María Mae de Deus, rogai por nos pecadores…

-David Luiz… ¿por qué llamas a la virgen si estás hablando conmigo? Decídete. Si vas con los intermediarios cortamos acá. Nunca vas a conseguir mejor precio con un intermediario que con la casa central.

-Melhor falo con vocé.

-Kross.

-¿Bicicross?

-No. Kroos les hizo el tercero mientras estabas rezando. Yo que tú largo la arrodillada, me paro y arranco a pegarle a alguno.

–Ya me paro.

-Kroos.

-Sí, vocé ja me ha dicho.

-No. No te lo he dicho: creo que Kroos en alemán quiere decir “mucama”, porque acaba de hacerte el cuarto.

-Eu creo que eso es o replay.

-Pequeño garoto…

-Eu te escucho.

-Kedira.

-Sí. ¡Qué dirá Scolari!

-No pequeño garoto. Kedirá te metió el quinto. Yo que tú le ato las patas con el rosario o le tiro con una vela prendida. Eso que ves pasar cada tres minutos no es la procesión del Cristo Redentor. Son los tanques alemanes rumbo a tu arco. Déjate de repartir estampillas y trata de hacerles tragar un zapato. Pequeño David…opérate a uno por lo menos.

-Pésame, meu deus, eu me arrepento de haber ofendido sinceramenti. Pésame para o infierno que merecía e eu perdi o céu…

-Davicitooo. Shurrle.

-¿Qué coisa e Shurrle?

-Shurrle en alemán quiere decir seis.

-¡Noooo!

-Te mentí. Shurlle en alemán quiere decir siete.

-¡Bastaaaaaaaa! Melhor eu te llamo en quinta feira y pido pra ganar el tercer puesto.

-No, el jueves no me llames. Ese día quedó de llamarme Dilma. Ella arrancó a rezar antes que tú.

-¿Sexta feira?

-Menos. El viernes quedó de llamarme Blater, el sobrino, Grondona y el hijo.

-Entonces eu te llamo o domingo.

-Ni sueñes, el domingo juega el cuadro de Pancho la final contra Alemania.

-¿Contra Alemania? entonces arranca a rezar agora algums padrenuestros.

-¿Cuántos?

-Pelo menos sete… acho que vocé e Pancho vai precisar.

Marciano Durán

Crónicas marcianas y mundialistas.

Julio del catorce.

CategoríasSin categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *