(nos) ESTAMOS CONSUMIENDO

Dicen los sicólogos que cuando uno empieza diciendo “mirá, no te voy a decir que…”, es porque lo vas a decir. Negación.

Si arrancás diciendo “mirá, no te voy a decir que mi mujer sea insegura”…. ‘tá macho, lo dijiste, no aclares que oscurece. Eso era exactamente lo que querías decir.

Yo no voy a decir que antes vivíamos mejor sin tantas compras.

Lo que digo es que a veces se me ocurren ideas raras, como que un día todos estábamos tranquilos, regando la quinta, durmiendo la siesta, volviendo temprano del trabajo, jugando con los gurises o conversando con el almacenero y vino un tipo y nos vendió una heladera.

En realidad nos vendió la felicidad.

Nos dijo que si nos quedábamos con la Westinghouse blanquita o la Ferrosmalt verde agua íbamos a ser los más felices del barrio.

Y funcionó.

La crónica seleccionada se encuentra incluida en el segundo libro de Marciano Durán, “Marcianitis Crónica”

CategoríasSin categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *