ODANTONIO

Vaya a saber como eras. Quiero decir…

seguramente saben…seguramente.

Yo te imagino un poco y otro poco te invento.

Sé que has plantado hijos y has parido arboledas.

Y no sé mucho mas…ni tampoco me importa.

Yo te imagino andando con el viento en la cara,

descubriendo de a una cada yema saliente.

La ballena pelada, la floresta pendiente.

Explorando de a uno cada nuevo retoño.

En otoño pisando tanta alfombra crujiente,

en invierno cubriendo tanto pie destapado,

yo te imagino hincado, peregrino tutor.

Acariciando copas, injertando futuro,

de tu sabia seguro, de tu rol convencido.

Yo te sospecho Antonio…

levantado a la hora en que el mundo se acuesta.

Repuntando la cuesta, resbalando declives.

En el bosque profundo, en la cresta soleada,

empezar tu jornada , en el preciso instante

en que otros asisten al ocaso inminente.

Yo te imagino Antonio…

Marciano Durán

CategoríasSin categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *