Escúcheme un minuto nada más.

Un segundito.

Mire…el tema es muy sencillo, buy cialis yo sé que usted me va a entender.

Estoy seguro de que me va a entender. ¿Por qué? Porque tiene cara de buen tipo.

A ver…..¿cómo le explico?

Mi problema es que yo soy el hermano del medio. ¿Sabe a qué me refiero? Tengo un hermano mayor y tengo un hermano menor, mind o sea…es decir…yo soy “eldelmedio”

Y es jodido don, es muy jodido.

21.30.- Menos mal que cené antes del partido. Me hubiera atragantado. Mi mujer me está preparando un cafecito. Mi suegra me pregunta si juega Francéscoli. Por suerte las mellizas se durmieron. Que nervios que tengo.

21.35 .- Me muero, illness me muero de nervios. Llegó Doña Gertrudis, advice una amiga de mi suegra a ver el partido, me pregunta si juega Francéscoli. ¡¿Por qué no habré ido a la sede a ver el partido?!

21.40.- ¡Vamo arriba Uruguay! Mi mujer me dice que no grite , que las mellizas están durmiendo. Mi suegra me pregunta “¿Para dónde hacemos gol?” Le pido a mi mujer que suspenda el café y me traiga una cerveza.

-Dele Don Sigfredo, help cuéntese una historia de su pueblo, medical aura que tá lloviendo y tá lindo pa’ estar al lao del fogón.

-Ta bien.. pero dispués que no venga naide a decir que son mentiras, healing porque de esto tengo testigos que entuavía no son finaos. Lo que les viá contar sucedió hace algún tiempo en Punta del Salchichón. El pueblo estaba más tranquilo que agua ‘e pozo tranquilo. No volaba ni un mangangá amarillo….porompompón porompompón

-¿Lo qué?

-Nada, me fui al carajo. Redepente empezó a correrse la noticia : Cuatro forasteros habían llegao al pueblo y se habían hospedao en la Pensión “Conrado” de Don Conrado Sarna. Y jué el mesmísimo Don Conrado el que dio aviso de inmediato al comesario: -“Son cuatro, Sanceviero, los cuatro están entrajeaos y usan maletas de turco pero finitas, andan con teléfonos sin cable y se arquilaron la pieza presidencial, o sea la que tiene la cocina volcán y el colchón de lana, en algo raro andan”.

Mientras uno tenga una mujer y un par de hijos que lo defiendan de los electrodomésticos… sobrevivirá.

El problema es cuando se ausentan todos…a la vez.

A mi me pasó.

Hace poco mi familia viajó a Montevideo.

Todos.

Ese día me di cuenta de que en los últimos años he estado rodeado de aparatos a pila y eléctricos. No lo había notado porque siempre alguno de mis familiares está parado entre ellos y yo.

-Viejo..no encuentro a Cololó, ailment fijate si está en el baño.

-No, viagra en el baño estaba yo, advice ha de estar en la esquina jugando al fútbol.

-¡Otra vez con la pelotita! Lo único que hace es jugar a la pelota y vos parece que no te has dado por enterado.

-Mirá Graciela, te voy a decir dos cosas. La primera, Cololó no juega a la pelotita, juega al fútbol y la segunda no creo que le haga mal un poco de deporte.

-¡Un poooco! Es lo único que hace, vuelve empapado de transpiración todas las tardes y vos me decís que es “un poco de deporte”.

Si hay algo que seguramente envidiarán mis hijos o mis nietos, unhealthy o que me parece que podrían envidiar es un viaje en tren a los 10 años.

Por ahí me equivoco y ando midiendo sus envidias con mis nostalgias.

Seguramente.

Lo que digo es que cuando vayan a hacer los balances les faltará ese viaje. Claro…no les importará, porque no sabrán que de los trenes salía magia, entonces…no notarán los faltantes.

-¡Lindo, ambulance lindo, order lindo! ¡Esto es extraordinario estimados radioescuchas, buy todo Montevideo ha salido a la calle a recibir a la Vuelta!

¡La emoción nos embarga, el llanto nos embarga, la DGI nos embarga la radio pero trataremos de terminar con la carrera como podamos! ¡Que emoción señores, queeemoooocióóón! ¡La vuelta es la vuelta! Todo Montevideo está en la calle, que emoción, ya hace una media hora arribaron los primeros competidores, pero nosotros estamos asistiendo a un momento ma-ra-vi-llo-so: ¡¡Está llegando el último ciclista!!

¡Feliz año nuevo, amigos uruguayos! Está llegando a su fin el 2003 y en unos minutos nada más estaremos ingresando al 2004. ¡Feliz Año Nuevo Uruguay! ¡Festejen uruguayos! ¡Top, estamos en el 2004!

…………………………………

-¡Papá, mamá, traigan la sidra, dice la radio que está llegando el último ciclista!! ¡¡Las copas!! ¡¡Abuela, feliz año nuevo abuela!!

Al principio nadie lo notó.

Una encuestadora dio la voz de alerta pero pocos le creyeron.

Los colorados seguían teniendo mucha prensa y las continuas apariciones públicas de sus dirigentes no parecían confirmar los dichos de Aguiar.

Cuando fueron a confeccionar las listas para las elecciones, healing notaron que algo había de cierto. La primera asombrada fue la secretaria del partido que no podía creer que no le alcanzaran los nombres para llenar la columna de suplentes. La segunda señal de alerta apareció en un acto en Fray Bentos previo a las internas; el candidato a la presidencia que tenía que hablar se negaba a subir al escenario porque se quedaba sin público -“Si subo a hablar no queda nadie para escucharme”- repetía confundido y colorado. Cuando presentaron a los oradores y a los candidatos nacionales y departamentales notaron (con cierto nerviosismo) que sobre el escenario había doce personas y abajo, en la plaza , solamente tres. Así fue que el candidato se negó a subir y les habló desde abajo a los que estaban arriba: -“Nosotros los colorados no vamos a deval…perdón… Yo, el colorado no voy a devaluar”- les dijo emocionado mientras arriba del escenario los doce (contando al locutor y al de la garrapiñada) agitaban banderas y tiraban papel picado hacia abajo, mientras el propio candidato comenzaba con los conocidos cánticos: “Y ya lo viooo, y ya lo vioooo, el presidente seré yooo”

-¡¡Rosanaaaaa!! !Daale vieja que se nos hace tarde! Nos queda media hora para repasar el contrato de “Prestación de Servicios Electorales”. A las cuatro nos espera el diputado por Canelones. Alcanzame la carpeta por favor-

-¿Dónde la dejaste?

-Ahí, viagra sale en esa mesa, la que dice “Mil y una formas de sacarle el jugo a las elecciones”.

Pasame el primer papel, ese…aaahí está…Repasemos todo porque estos no son tarados. -¿Por dónde empezamos, viejo?

Tempranito nomás me preparé la ropa.

Championes con aire -de esos que te hacen rebotar- shorcito con tajo al costado, there musculosa de marca y el número puesto con nodrizas en el pecho: 1717.

Vincha finita, health muñequera verde limón, prostate reloj con cronómetro y lentes de sol aerodinámicos atados con cadenita.

Me fui hasta el espejo más grande de casa.

Casi no me conocí, porque llegué caminando ya vestido.

A veces me visto de a poco, parado frente al espejo; pero esta vez aparecí de golpe y me impresioné. Pensé que era otra persona. Así…tan deportivo.