Degeneración en generación

–Pablo, este fin de semana tu padre y yo tenemos que ir a Montevideo. ¿Por qué no te quedás con tus abuelos hasta el lunes y ya de paso te ponés al día con ellos?– dijo Elsa mientras cerraba el bolso, cargado como si se fuera por un par de meses.
La idea no era del todo mala, Pablo tendría con sus abuelos comida de la buena, le aflojaría a las hamburguesas y aprovecharía para conversar con ellos, cosa no muy común para los adolescentes de estos tiempos y de estas tierras.
Llegó con su mochila casi vacía y se acomodó en el dormitorio que alguna vez usaron sus padres.
–¡M’hijo! Le dejé la tricota al lado del tualé. Arriba del combinado. ¡Póngala en su catre y lávese las manos para comer!– gritó la abuela con la misma voz finita de siempre.
Pablo buscó disimuladamente el tualé, el catre , la tricota y el combinado. No pudo encontrar nada que se pareciera a esas cosas, así que se fue a comer, por que eso sí estaba clarito.

Continuar leyendo “Degeneración en generación”

CREO QUE DI EN LA TECLA

Carlos, te envío de acuerdo a lo convenido el artículo para el diario:

Todo parecía indicar que iba ser un día igual a cualquier otro, de hecho a las ocho ya estaba levantado, desayunado, y había despertado a Estrella.

Ocho y diez corría intentando llegar al colectivo de las ocho y treinta.

En realidad el “uno” pasaba ocho y treinta y cinco y había que estar justo a esa hora para no perderlo.

Y allí estaba.

La bajadita de la ruta lo hacía visible desde varias cuadras antes. Su serpenteo cotidiano, era ya una película repetida.

Aparecía, frenaba, subían los niños con túnicas, arrancaba, no alcanzaba a agarrar velocidad cuando paraba para que subiera el gordo del bolso verde, y unos segundos después, igual que todos los días se colocaba desafiante en nuestra parada con la invitación a subir que nos hacia su puerta delantera y chillona.

Continuar leyendo “CREO QUE DI EN LA TECLA”

COYUNTURAL

Capítulo I

Salustio

Se acercaba la noche.

Salustio tomaba su mate cocido -el de la tardecita- sentado bajo el parral escuchando la General Electric y mirando dormir a Juan en su catrecito. Su mujer enmantecaba unos panes a su lado con el delantal que no se había sacado del mediodía y que ya tenía puesto para la noche.

El hombre había trabajado duro desde la mañana y el mate cocido le ayudaba a recuperar fuerzas a la hora en que el sol amenazaba con esconderse.

Las sombras de los eucaliptos se alargaban casi hasta la quinta, el griterío de los horneros anunciaba que ya no llovía y los gatos lengüeteaban agua limpia en las cunetas.

1940 había empezado con todo, unos días antes de terminar el 39 el Graff Spee era hundido ahí enfrente nomás. Ahora, las radios contaban que París caía en manos de los alemanes.

Continuar leyendo “COYUNTURAL”

Carta abierta a Don Jorge Batlle

Estimado Presidente

(con copia para Don Stirling, “mi ministro favorito”, don Enrique Antía y Don San Pedro)

Muy señor mío:

El viernes pasado, cuando el reloj del suscrito marcaba la hora 22 este cuerpo, (el mío) se aprontaba a descansar.

Ud. dirá “¿y a mi que diablos me importa? Si cada uno que se acueste a las diez me va a escribir, y encima a través de un diario ?…”

Bien, después de una agotadora jornada de mas de 12 horas de trabajo en un edificio en la ciudad balnearia de Punta del Este, llegaba a mi merecido descanso y también lo hacían algunos parientes que habían llegado desde Florida.

Mi nieta de cinco meses dormía en su cunita, después de serios esfuerzos hechos por el suscrito “porque el sueño maaalo no quería veniiiir”.

Cuando comenzaba a descontrolarme y empezaba a pronunciar frases de las que después siempre me arrepiento como “me tiene podrido, hamácala un poco vos, esta gurisa no tiene sueño”, y otras frases en ese contexto, conseguí que se durmiera.

En puntas de pié me aseguré que no quedara ningún mosquito vivo, apagué con el mayor de los sigilos la luz de mi cuarto.

Desde el dormitorio improvisado en que dormían mis cuñados no llegaba ninguna luz.

Los muebles se alcanzaban a ver en tonos de violetas y de amarillos, según apagara o prendiera el luminoso de una inmobiliaria, mis hijos dormían. En voz muy bajita le dije “hasta mañana” a mi mujer que se había acostado antes, prendí el ventilador, me tapé sólo con la sábana y acomodé despacito mi cabeza en la almohada .

Continuar leyendo “Carta abierta a Don Jorge Batlle”

EL VERANO DEL COHETE

“Acá Nave Selene 4 llamando a Marte, repito, acá Nave Selene 4 llamando a Marte, contesten por favor, estamos sobrevolando el planeta Tierra”

“ACA BASE MARCIANA, ADELANTE CAZOR, ADELANTE CAZOR”.

“Si el plan de vuelo es correcto, esto parecería ser lo que los terrícolas llaman América Latina, pueden confirmarnos eso, Marte? Nuestra posición terrestre es Paralelo 30 a 35 Sur, Meridiano53 a 58 .”

“RECIBIDO CAZOR, ESO CORRESPONDE AL ENCLAVE TERRITORIAL QUE LLAMAN URUGUAY, NUESTRO MACROPROCESADOR DE DATOS DICE, A VER…DEJEME LEER: …PUNTA ARENAS? NO, PUNTA CANAS? NNNNO, PUNTA GORDA? NNNNNO, PUNTA DEL ESTE?, ESO ES!! PUNTA DEL ESTE, SU NAVE -CAZOR- ESTA SOBREVOLANDO DE ACUERDO A SU UBICACION UN CONGLOMERADO DE VIVIENDAS HUMANOIDES QUE LLAMAN PUNTA DEL ESTE, CAMBIO”.

Continuar leyendo “EL VERANO DEL COHETE”

VERANO DEL 2050

-“Papi ¿Por qué todos dicen que este año que empieza va a ser bueno?”- preguntó Andreína desde su mecedora aérea.

-“Porque es el año 2050 y se cumplen 100 años de Maracaná, por eso muchos creen que tendremos mejor suerte”- contestó Ernesto que seguía conectado con Buenos Aires en su tactil-fono-visor.

El 2050 había llegado sin pena ni gloria, Punta del Este se aprontaba a recibir una nueva temporada de verano.

que cada año se iba acortando mas.

“-¿ Este año que día cae la temporada papi?-” repreguntó Andreína dejando el tecnolibro que escuchaba-leia sobre una mesita

Continuar leyendo “VERANO DEL 2050”

Enero del 2002. Marcha de los Trabajadores por Gorlero.

El charter llegaba a la Laguna. JuanMa y Katy (dos simpáticos porteños) aguardaban el chekout , después… una de botella de champaña en el freeshop, un remisse y por Roosevelt…a Punta.

Allí los esperaban parties, show y los pub re-fashion.

Gorlero estaba como nunca antes. El PIT CNT comenzaba la marcha frente al casino Conrad, de allí por la 30 tomarían Gorlero donde una columna de la Ute (de los empleados de Ute) y una de Antel los esperaba.

JuanMa y Katy pararon justo enfrente.

“Okey, okey” –dijo JuanMa- “consultemos a esos man: ¿Que curten? “Es un casting? Un reality show? Un spot?”

Continuar leyendo “Enero del 2002. Marcha de los Trabajadores por Gorlero.”

FLORIDA Y VUELTA

Si alguna vez me fui, ya estoy volviendo a casa, aunque me quedan dudas de haber partido un día.

En todo caso aun mantengo en mis retinas las marcas de la vida, la vida en la comarca.

Si alguna vez me fui, volví y traje conmigo, las largas matines del cine de mi infancia

cuando Randolf Scott cayó de la pantalla y se quedó por siempre para alumbrar caminos.

Continuar leyendo “FLORIDA Y VUELTA”