TESTAMENTO DEL PRIMER TIEMPO

Les dejo el disfrute inigualable de correr seis kilómetros cada mañana, de cara al mar, de frente a la vida, de espaldas a nadie. Ese estupendo y único suceso cotidiano que permite estar solo, con uno mismo, sin mochilas ni bolsos, desprovisto de pesos, repasando la vida, proyectando los días.

Les dejo el sentido común a la hora de los primeros juicios. Está usado -es cierto- pero no se agota, crece con el uso, adquiere nuevas formas y permite caminar mejor entre la gente. (Igualmente no es conveniente usarlo en todas las ocasiones)

Les dejo la felicidad del momento, la diaria, la que solo se puede disfrutar cuando llegamos a reconocerla. Les dejo la posibilidad cierta de encontrar, ubicar, y disfrutar la felicidad en la lluvia sobre un techo de chapas, en el olor de la madreselva, en una mano apretada, en un mate compartido o en un cielo estrellado.

Continuar leyendo “TESTAMENTO DEL PRIMER TIEMPO”

ADOLESCIENCIA

Buen día, permisoooo, ¿Qué tal? ¿Puedo tomar asiento?

Gracias…..permiso…. me va a hacer bien hablar con un psicólogo.

Es más…tendría que haber venido antes.

Eeeh…te voy a tutear, espero que no te moleste, y si te molesta aguantate, soy bastante mayor que vos.

¿A qué vine?…Lo que me está pasando es que estoy perdiendo la memoria y en cualquier momento voy a perder la calma también. Yo ya sabía que alrededor de los 50 años me podía empezar a entreverar con los recuerdos, pero me cuesta un poco asumirlo.

Continuar leyendo “ADOLESCIENCIA”

QUE SE VAYAN TODOS

¡¡Atiendo yoooo!! Debe ser Daniel.

Hola, familia Gonz……hola Daniel ¿Cómo están?

…………………

Llegamos hoy al mediodía.

………………..

Sí…Al Chuy. Aprovechamos para hacer un surtidito. Lo clásico: azúcar, aceite, yerba, algo de ropa para los gurises y para desquitar el viaje trajimos del Free Shop unas botellas de Johny…..y sí… acá las vendemos a 350 pesos y les ganamos un toco.

Continuar leyendo “QUE SE VAYAN TODOS”

NOSOTROS

Ha pasado tanta pero tanta agua

que mis puentes se sienten satisfechos;

sin embargo mantienen expectantes

la intención de ver pasar mas ríos.

Es que vengo de aquel tiempo bueno

en que laica era la escuela y laica era la perra.

Cuando ya no quedaban mas tranvías

y la Onda se estiraba entre los trenes.

Continuar leyendo “NOSOTROS”