QUE NO PEQUEÑECES

Descubrir lo cotidiano.

Asombrarse diariamente

sea tal vez lo trascendente.

Encontrar la vida y su razón primera
en un cielo estrellado

o uno sin estrellas.

Descubrir lo cotidiano.

Asombrarse diariamente

sea tal vez lo trascendente.

Encontrar la vida y su razón primera
en un cielo estrellado

o uno sin estrellas.

Sin que sean costumbre,

las gotas de lluvia

cayendo en un charco

Descubrir la magia que del charco llega

aunque algún idiota este convencido

“que otra vez sucede”, que es el mismo charco

que es la misma lluvia cayendo de nuevo.

Aunque algún idiota llegue a acostumbrarse.

Escuchar la música

del mar y sus olas

al dejar la playa.

Ser capaz de oír

distintas canciones

en cada una de ellas..

Erizarse.

Estremecerse

con el beso diario

que llega temprano.

Detenerse…

Tal vez por allí

se encuentre la vida.

En poder mirar cien veces el río

habiéndolo visto cien veces distinto.

Aunque algún imbécil crea que es el mismo

Aunque algún imbécil no crea posible

llamarlo cien veces con nombres distintos.

Allí está la vida

en lo cotidiano.

En cosas pequeñas…

(que no pequeñeces)

CategoríasSin categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *