Se puede cambiar

Ni tres por dos son seis

Ni el mundo fue y será un porquería.

Y no mama a veces el que llora

Y penal y gol no siempre es gol.

Ni tres por dos son seis

Ni el mundo fue y será un porquería.

Y no mama a veces el que llora

Y penal y gol no siempre es gol.

Descuélguense los carteles perennes.
Caduquen los grafitis quinceañeros.

Que hay perros que ladran y que muerden,

y aunque nazcan torcidos se enderezan.

Que los reyes existen y volando,

cien pájaros son mucho mas que uno,

aunque el uno esté en la mano y esa mano,

no lave la otra ni la cara.

Desnuden las mentiras fatalistas

de destinos marcados insolubles

Que el dos de la muestra a veces pierde,

y un peón negro jaquea al triste rey.

CategoríasSin categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *