TRES AÑOS ESPERANDO

Tres meses me quitó el sueño.

Tres años me llevó que se enterara de mi existencia.

De verdad que esa mujer me volvió loco.

Soñaba con ella, cuando dormía y cuando estaba despierto.

Es difícil de explicarlo, supongo que a todos les sucederá lo mismo; es esa sensación rara que se apodera del cuerpo solo con verla pasar, es ese temblor parecido a un chucho de frío que te recorre de arriba a abajo.

-Tenés tiempo Francisco- me decía yo mismo al espejo- No te apurés Panchito, sin pausa y sin prisa…ya va a caer Francisco, ya va a caer, tenés tooodo el tiempo del mundo.

De las tácticas que me pasaron para conquistarla la que me gustó más fue la que me explicó mi padrino.

La crónica seleccionada se encuentra incluida en el segundo libro de Marciano Durán, “Marcianitis Crónica”

CategoríasSin categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *