UN VIAJE EN TREN

Si hay algo que seguramente envidiarán mis hijos o mis nietos, o que me parece que podrían envidiar es un viaje en tren a los 10 años.

Por ahí me equivoco y ando midiendo sus envidias con mis nostalgias.

Seguramente.

Lo que digo es que cuando vayan a hacer los balances les faltará ese viaje. Claro…no les importará, porque no sabrán que de los trenes salía magia, entonces…no notarán los faltantes.

La crónica seleccionada se encuentra incluida en el segundo libro de Marciano Durán, “Marcianitis Crónica”

CategoríasSin categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *