Verano del 2003

-“Atento Carlos en estudio, atento Carlos.

No me vas a creer…. esto es una locura. El móvil de nuestra emisora apenas si puede avanzar : ¡Han llegado los chilenos que nos habían prometido! ¡Esto es increíble, son cientos de miles de chilenos que llegan por tierra, por aire y hasta por mar, estimado Carlos! Cuando los negativos de siempre comenzaban a poner en duda la llegada del contingente de chilenos: ¡acá están! ¡Acá están los chilenos , aunque les moleste, hablen ahora, una vez más la política de estado referente al turismo da resultados extraordinarios, otra vez estamos frente a un acierto!¡Otra temporada que se alarga gracias a la creatividad y al ingenio, al trabajo y al esfuer….”

-“Atento, Jorge, Atento Jorge…¿En qué lugar estás ubicado, Jorge?”-

-“Atento Carlos en estudio, atento Carlos.

No me vas a creer…. esto es una locura. El móvil de nuestra emisora apenas si puede avanzar : ¡Han llegado los chilenos que nos habían prometido! ¡Esto es increíble, son cientos de miles de chilenos que llegan por tierra, por aire y hasta por mar, estimado Carlos! Cuando los negativos de siempre comenzaban a poner en duda la llegada del contingente de chilenos: ¡acá están! ¡Acá están los chilenos , aunque les moleste, hablen ahora, una vez más la política de estado referente al turismo da resultados extraordinarios, otra vez estamos frente a un acierto!¡Otra temporada que se alarga gracias a la creatividad y al ingenio, al trabajo y al esfuer….”

-“Atento, Jorge, Atento Jorge…¿En qué lugar estás ubicado, Jorge?”-

-“Estamos al comienzo de lo que se conocía como calle Gorlero hoy llamada por nuestros visitantes Avenida Presidente Lagos, justo donde empieza el océano Pacífico.”-

-“¿Cómo Pacifico?”-

-“Eh…. se me escapó Carlos, es que de ver tantos chilenos uno se confunde…Bien… los chilenos siguen llegando y esto se está complicando para caminar….cuidado señora….por favor…creo que va a ser muy difícil seguir trasmitiendo desde acá , los chilenos vienen avanzando por la calle y por las veredas, esto es un verdadero caos, al grito de deja paso harto huevón nos están.. ¡cuidado!…..me han tirado al suelo…atento Carlos me están pisando, los chilenos me están pisando…esto es una locura…señor por favor retire su -a-ato de mi –oca…los chilenos están …..”-

-“Jorge…Jorge…bueno, hemos perdido a Jorge. Hay algún problemita con el móvil 8, vamos al tres, adelante móvil tres en Acuña de Figueroa”-

“-En realidad Carlos, esta calle se llama ahora Elías Figueroa y nos aproximamos al Campus donde el Colo Colo y la Universidad Católica disputan la final del campeonato local, aprovechamos para entrevistar a un colocolino, señor….señor…un segundo por favor, para FM Andina ¿Cuánto hace que está en Uruguay?”-

-“Bueno, yo he iegao hace unos diítas con el primer gran contingente que partió de Santiago. He arrendao un departamento con la Sandra (mi polola) y la Celina (mi guagua) pero no te voy a latear ahora, lo que te digo es que la estoy pasando bacán, ¿cachai?”-

Pocos habían creído en la idea de traer chilenos. El fin de febrero y el inicio de marzo mostraba una Punta del Este diferente (o Viña del Este como se le dijera a partir del 2003)

Desde la Cordillerita Pan de Azúcar hasta José Ignacio (Prieto). Desde la Ex Isla Gorriti hoy conocida como Isla Negra hasta el Puerto (Mont) los trasandinos se apoderaban de nuestra tierra.

Comenzaban a matricular a sus hijos en las escuelas públicas y privadas, los niños de la zona eran desplazados a Aiguá y a Las Flores, y el Show de Don Francisco hablaba de nuevos contingentes que seguían llegando. En la junta local y Autónoma de Viña del Este presentaban un proyecto para que Wilson Sanabria fuera declarado Senador vitalicio, los chilenos comenzaban a ocupar cargos de privilegio, primero como ediles y más adelante como directores Municipales, Cecilia Bolocco era declarada primera dama, en la plaza O`Higgins de Maldonado inauguraban el monumento al arriero y el Teatro de la Casa de la Cultura presentaba la obra “Mozo, hay un chileno en mi sopa”.

Todo parecía perfecto.

Una vez más había que darle la razón a los operadores turísticos.

¡Otra idea estupenda para alargar las temporadas!

Todo parecía perfecto.

Trabajadores contentos y turismo ameno.

A meno que no se fueran más.

Y alguien recordó aquella frase inolvidable: “Más peligroso que chileno haciendo mapas”

Y se nos quedaron con todo.

Hoy, nuestra única esperanza es que el año próximo hagamos bastante promoción en Bolivia y que los bolivianos nos ayuden a recuperar lo que ahora parece perdido para siempre.

CategoríasSin categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *