Yo sé que van a entendernos

–¿Qué día es hoy, Jorge?

–Lunes, Tabaré. Hoy es lunes, pensé que un presidente esas cosas las sabía sin preguntar.

–Ya sé que es lunes. Te pregunto día, mes, hora, minuto, lugar. ¡Toooodo! Estoy muy nervioso, Jorge.

–Tranquilo. Te lo voy a decir como si fuera una maestra: Hoy es lunes 12 de octubre del año 2009. Son las veinte cero cinco y estamos en la Torre de Control del Aeropuerto de Carrasco, departamento de Canelones, República Oriental del Uruguay. ¿Te sirve así, Presidente?

–Sí, me sirve Jorge. Lo que pasa es que no me puedo sacar de la cabeza el partido que perdimos con Ecuador el sábado. ¡Qué calentura que tengo! ¡Ese penal en la hora!

— No pasa nada, Tabaré. Los argentinos perdieron con Perú y seguimos en carrera. Eso sí, ahora la única posibilidad para ir al mundial es ganarle mañana a Argentina.

–Le vamos a ganar. Te lo prometo. Haremos temblar las raíces de los arcos. Le vamos a ganar dos a cero.

–¿Dos a cero? ¿Estás seguro?

–Segurísimo, Jorge.

–Con dos goles de For…mirá, están comunicando que el avión que trae a la delegación argentina ya sobrevuela Montevideo. Acá está el micrófono, tomá, desde este momento te están escuchando todos los pasajeros del avión.

–Atento a los del avión. Atención por favor a los pasajeros del Vuelo 1208 de Aerolíneas Argentinas procedente de Buenos Aires. ¿Me copian? Cambio.

–Sí, lo copiamos, ¿quién es? Cambio.

–Les habla el Presidente del Uruguay Doctor Tabaré Vázquez. Le envío un caluroso y comprometido saludo a usted Diego Maradona y en su nombre al resto del plantel latinoamericano y albiceleste. Cambio.

–¡Buenaaaa….que honor que nos dé la bienvenida, presi! Le habla el Diego ¿me copia? Cambio.

–Sí, lo copio Maradona, pero tengo malas noticias para ustedes. Estamos enfrentando desde hoy a la mañana una huelga de controladores aéreos. Lamentablemente tenemos cerrados todos los aeropuertos del país. Lo lamento mucho Diego, cambio.

— Pero…presi, mañana tenemos el partido, cambio.

-Sí, yo lo lamento más que usted Maradona. Lo que sucede es que -no sé ahí- pero en este país la presidencia no maneja a los gremios. Lamentablemente no podemos hacer nada, cambio.

–Tranquilo presidente, volvemos a Ezeiza y a la mañana pegamos la vuelta por Colonia o por el Puerto de Montevideo, cambio.

–Cambie, cambie de idea Maradona. Me acaban de comunicar que el SUPRA -Sindicato Único Portuario y Ramas Afines- adhiere a la jornada de protesta por la llegada de los españoles a América. Usted ha de acordarse que hoy es 12 de octubre, Maradona. Hoy se cumplen 517 años de la llegada del conquistador y del comienzo del genocidio más grande que jamás haya conocido la humanidad. El SUPRA paró los servicios de Estiba, Toneleros, Apuntadores y Guardianes. No están llevando a cabo los servicios de embarque y desembarque, remolque, amarre, desamarre y lanchaje. Todos los puertos están cerrados. Lo siento, Diego. Cambio.

–¡A la pelota, me cortaste las piernas, presidente! Está bien, mañana estamos acá sobre la hora del partido. Entramos por los puentes, cambio.

–Cambie. Cambie de idea otra vez Maradona. Usted tiene mucha cosa en la cabeza y por ahí se le pasó la información; pero tengo que avisarle que ustedes cortaron los puentes el 20 de noviembre del 2006. Hace en este preciso instante 1057 días, 6 horas, 13 minutos, 17 segundos. Cambio.

–Bueno, le pedimo a los ambientalistas que nos dejen pasar, fierita. Mañana llegamos antes del partido, te lo juro por la Dalma y la Gianina. Cambio.

–Cambie otra vez y suerte en pila. Ayer los muchachos de la Ámsterdam y de la Colombes hicieron un piquete, pero de este lado del río. Yo sé que ustedes esto lo entenderán. Ustedes han sido muy respetuosos del derecho a manifestarse de los ciudadanos fronterizos. Ustedes siempre defendieron a los que cortan las rutas en esa zona de América.
Así que… dele un saludo a Cristina y vaya a La Haya, Maradona.
Explíqueles a los de la Corte Internacional de Justicia que por no presentarse perdieron dos a cero y quedaron fuera del mundial.
Por ahí ellos le solucionan algo.
Yo sé que van a entenderlos, Diego.
Cambio…y cambien.

Marciano Durán
Setiembre 2009

CategoríasSin categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *